ARTÍCULO: Limitantes de la innovación (1): La desconfianza

(Realizado por Edgar Cateriano Castello, Semana económica - 2014)

Por Edgar Cateriano Castello


Diversos estudios indican que en las culturas donde hay más confianza, existe una mayor tolerancia al cambio y a la incertidumbre, lo que se traduce en innovación. Lamentablemente, en el Perú y otros países de América Latina esto no ocurre por la desconfianza que hay en sus habitantes. A continuación, analizaremos las razones de esta problemática.


"La confianza sirve en las conversaciones más que el ingenio" decía el escritor francés François de La Rochefoucauld.


En las culturas donde hay más confianza, existe una mayor tolerancia al cambio y a la incertidumbre, una mejor predisposición para compartir, aprender en conjunto, trabajar en equipo y para asumir los intrínsecos riesgos del proceso innovador (García, 1999).


A más confianza, más innovación. Países como Dinamarca, Noruega y Finlandia, presentan niveles de confianza de un 89%, 88% y 86%1 respectivamente y a la vez, están ubicados entre los 15 mejores del ranking mundial de innovación que emitió The Global Innovation Index 20142. Otras naciones con buenos niveles de confianza como Japón, Israel, Alemania, Gran Bretaña, etc. también ocupan posiciones de vanguardia en la innovación mundial.


Es por ello que la confianza es un factor muy importante en países desarrollados. Así como sucedió en China con la manifiesta preocupación de los expertos de la Academia de Ciencias Sociales, debido al mínimo histórico al que llegó la última "nota de confianza" de sus ciudadanos: 59,7 puntos frente a los 62,9 de la medición anterior. Yang Yiyin, uno de los investigadores responsables, atribuyó los resultados a la migración, la transformación de China desde una economía planificada a una de mercado y a la que llamó: "la decadencia de la cultura de familia".


Si es que la disminución de la confianza en China genera preocupación en sus autoridades, lo que sucede en América Latina lo podríamos calificar como una dramática situación de desconfianza, acompañada de una lamentable y - en ocasiones - negligente despreocupación.


En Perú y Chile por ejemplo, los niveles de confianza se encuentran en el orden del 11% (2013, IPSOS Apoyo) y 13% (2011, OECD) respectivamente; esto se refleja en el ranking mundial de innovación, donde ocupan las posiciones 73 y 46.

¿Será posible que la innovación crezca sin una mejora de la confianza?


No. Como hemos visto, la confianza es fundamental para la innovación, así que conocer las implicancias de la generación de este sentimiento es una tarea fundamental para los líderes de los sectores privado y público. A continuación, se dará un listado de algunos aspectos que impactan en la confianza, tanto en el macroentorno (sociedad), como en el microentorno (organizaciones):


Macroentorno: La desigualdad


A más desigualdad, menos confianza. En desigualdad, las personas tienen una sensación de injusticia y su predisposición para confiar, disminuye. Según el Banco Mundial y el CEDLAS3, América Latina es la penúltima región con mayor desigualdad del mundo. La brecha de riqueza y oportunidades, entre los que más tienen y los que menos tienen, sigue siendo una tarea pendiente para los estados.


Macroentorno: La débil institucionalidad


Cuando una sociedad duda del comportamiento ético de sus instituciones públicas, la confianza se daña, lo que conlleva otros males colaterales, como la informalidad, la evasión tributaria, etc. Según FLACSO4 en cuanto a la relación de la población con sus representantes, hay un alarmante incremento en la falta de credibilidad, lo que genera que la distancia entre ciudadanos y autoridades, siga creciendo.


Macroentorno: Percepción ciudadana respecto a las empresas


Cuando los consumidores dudan de los intereses y fines de las empresas, la confianza en ellas se ve mellada. Por ejemplo en Chile, según el estudio "Chilescopio: Confianza de Consumidores" realizado en el 20135, un 76% de los chilenos cree que a las empresas solo les interesa ganar dinero. Por otro lado, apenas un 21% declaró confiar en las marcas, un 18% en las empresas y un 13% en la publicidad.


Microentorno: Falta de un marco auténticamente colaborativo


Cuando los colaboradores sienten que no todas las personas en la organización colaboran de manera homogénea y/o no hay una justa valoración de lo que cada quien aporta, se ven inhibidos a compartir sus ideas, proyectos, etc., pues dudan respecto al uso que se le dará a aquello que están compartiendo. Según Yochal Benkler de Harvard Law School (2011), las personas deben tener la confianza necesaria de que sus aportes serán valorados con moralidad, de que recibirán el reconocimiento y la recompensa consecuente por ellos.


Microentorno: Castigo ante el error


Cuando lo colaboradores creen que sus errores serán juzgados y calificados peyorativamente, lo que incluso podría llevarlos a perder su trabajo, la aversión a correr riesgos se ve intensificada, y por ende, la posibilidad de participar de los procesos innovadores en sus respectivas organizaciones. Según Trías y Kotler (2012) uno de los principales inhibidores para la innovación, lo constituye el miedo al error y a las consecuencias que este podría traer.


Microentorno: Condescendencia con las jerarquías superiores


Cuando los miembros de una organización connotan que el alinearse siempre con las ideas, criterios y planteamientos de las jerarquías superiores, es sinónimo de estabilidad y ascenso profesional, las personas se sienten limitadas a expresar lo que realmente piensan.


Jeff Immelt, Director Ejecutivo de GE, cuando se dio cuenta que al evaluarse las ideas, sus ejecutivos le decían lo que él quería oír, empezó a elogiar de manera deliberada a las personas que retiraban un proyecto cuando este no cumplía los indicadores deseados, así fuere él mismo quien había sido el principal promotor de dicho proyecto. Entre otras exitosas innovaciones surgidas fruto de aquellas diferencias de posición, se desarrollaron "las pruebas no destructivas", un negocio de USD 700 millones, con un crecimiento anual de 25%6.


Tito Livio dijo "generalmente ganamos la confianza de aquellos en quienes ponemos la nuestra".


A inicio del siglo XXI, capacitando a un grupo de exitosos empresarios peruanos que se conocían décadas atrás y que pertenecían a un reconocido emporio comercial, les pregunté si alguna vez se habían unido para un proyecto en común, por ejemplo, de exportación; me dijeron que nunca. En aquel entonces me llamó mucho la atención cómo a pesar de conocerse hacía tanto tiempo, no habían podido establecer los lazos suficientes para unir fuerzas y competir en ligas mayores. Hoy tengo claro a qué se debía dicha disociación.


Es evidente que América Latina requiere con urgencia de una "inyección" de confianza, esa dosis tiene que emerger de quienes se aventuran a confiar primero ¿Te atreves?

¿Qué acciones podrían reducir los niveles de desconfianza en la población peruana?


Leyendas:


(1) Según OECD: The Organization for Economic Cooperation and Development.


(2) The Global Innovation Index es emitido anualmente por Johnson Cornell University, INSEAD y WIPO (World Intellectual Property Organization).


(3) Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales.


(4) La Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales emitió el 2012 el estudio "Gobernabilidad y Convivencia Democrática en América Latina".


(5) Elaborado por la Consultora Visión Humana.


(6) Resumido de libro "Cambio de Juego", de Charan y Lafley (2009).