ENTREVISTA: “Las innovaciones y las buenas ideas necesitan un defensor”

(Realizado por Elena Belletich, UDEP Hoy - 2015)  

El experto en gestión de la innovación y creatividad, Edgar Cateriano, desarrolla una serie de conferencias y cursos ante estudiantes y docentes de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Piura. Hoy dictará la sesión de continuidad “Championing para la innovación“, dirigida a graduados (alumni) de esta Facultad.


El tema central es el ‘Championing’, considerado (The Economist) como una de las 100 ideas de negocios más importantes de los últimos tiempos. Explica que este es la defensa de ideas y proyectos innovadores que pueden resultar valiosos para el entorno. “Muchas veces surgen muy buenas ideas, pero si no hay quien las defienda, albergue y cobije, morirán”, anota Cateriano.

El defensor o champion, señala el especialista, debe tener ciertas cualidades como: coraje, valentía, una perspectiva constructiva de la realidad, audacia para hacer cosas distintas. Además, dice, es muy importante que no solo se guíe por la pasión sino también por la pulsión. Esta dijo, “es todo aquello que uno quiere hacer y que no necesariamente es aceptado por el entorno. Intuición y pulsión, combinadas con la razón, son cualidades muy importantes para la innovación”, aseveró.



Championing en el Perú


A nivel mundial, hay un incremento en la cantidad de empresas que están incorporando departamentos de innovación; sin embargo, Cateriano Castello considera que esta no es una característica muy común en la sociedad latinoamericana, principalmente por un tema cultural. Por ello, señaló: “en esas conferencias y acciones, que realizamos desde hace algunos años en el Perú y América Latina, tratamos de  dar relevancia a este factor, que es muy importante para el desarrollo de la innovación, para fomentar la cultura innovadora”.


Se mostró optimista respecto al uso de esta herramienta en el Perú: “las organizaciones y los centros académicos se están dando cuenta de que si no valoran y fortalecen las cualidades de champion, en sus colaboradores, por más estupendos que sean los proyectos estos caerán, pues la gente tiende al estatus quo”.


Señaló la necesidad de “cultivar a la gente que tenga ideas poderosas y esté dispuesta a defenderlas. Es algo muy importante para el desarrollo y la evolución de las organizaciones”, subrayó.


La innovación y el innovador


La  innovación no es una tarea personal sino, fundamentalmente cooperativa, señala Cateriano. Por eso, dice, las ideas y proyectos, por lo general, son desarrollados en conjunto, por innovadores de distintos perfiles. Cada uno tiene un rol: el creativo, el desarrollador, el ejecutor, el financiador y el facilitador.


“Entonces, hay diferentes perspectivas de la innovación. Hay muchos innovadores que han hecho grandes productos, sin haberlos creado si quiera o sin la mínima capacidad creativa, pero tenían capacidad para la ejecución y para llevarlos adecuadamente al mercado, por ejemplo”, señala. De eso se trata la innovación: “es un trabajo conjunto. Mientras mayor colectividad haya, el producto final será mejor”, afirma.


Uno de los buenos conceptos de la innovación, tal vez el más justo, afirma Cateriano, es este: “la innovación es conocimiento puesto en acción y gente que genera valor. En este sentido, la Universidad es un entorno de conocimiento; es donde este y el futuro se gestan,; y los alumnos son quienes marcan el futuro de las sociedades”, anota.


Agrega, “definitivamente una de las innovaciones que deben encabezar el proceso de innovador de las sociedades, es la educativa. Las universidades tienen que estar a la vanguardia. Es más, deben ser generadoras de innovación porque de otra manera, podrían verse superadas por la tecnología, como está pasando en algunas”.